Leyenda de Huacachina


Cómo es la Leyenda de Huacachina

En la avenida principal hay una estatua de una sirena con un pozo de los deseos, que es el punto focal de la foto de Huacachina. La razón por la que esta estatua está aquí, es porque hay una leyenda que cuenta que existe una sirena que vive en la laguna. La leyenda cuenta que antes de que Huacachina exista, había una doncella en el campo cepillándose el pelo, mirándose en el espejo. La doncella era una hermosa virgen que tenía un pacto con un Dios de nunca enamorarse de nadie, ya que él la quería solo para él. Ese día, mientras ella veía su reflejo en el espejo, vio a un cazador y quedó perdidamente enamorada de él a primera vista. El dios que todo lo sabe lo descubrió y lanzó un hechizo sobre ella y la convirtió en una sirena para que ella nunca pueda estar con el cazador. El espejo se estrelló en el suelo y se convirtió en la laguna de Huacachina, y sus túnicas volaron con el viento sólo para crear las dunas imponentes que rodean Huacachina. La leyenda dice que ella sale de noche, sobre todo cuando hay luna llena, para cantar a los hombres solteros que pasan, tratando de atraerlos hacia la laguna. Huacachina significa en quechua la mujer que llora y al parecer por su amor perdido.